Los espacios en los que habitamos nos habitan. Filtran la luz con la que amanecemos y nos muestran el mundo a través de ventanas; toman forma a nuestro alrededor y también nos invitan a hacer un recorrido hacia el interior.

 

Más allá de los usos inmediatos, la arquitectura se introduce por todos los sentidos y se vuelve parte de nosotros. Nuestros ojos están poblados de los reflejos que le devolvemos al mundo. La arquitectura es la manifestación más evidente de la forma en que concebimos al mundo. La adaptamos y modificamos el paisaje, de tal modo que cada persona hace un uso de la arquitectura que va más allá de lo estipulado por un diseño.

 

Con todos los usos que tenga la arquitectura, con todos los usos que tenga el vivir en un sitio, caminarlo, mirar al mundo a través de sus ventanas, protegerse, trabajar, dormir y soñar en el. Nosotros somos el punto particular donde se unen todos los hilos invisibles que circundan un espacio. Nosotros usamos la arquitectura de muchas más maneras que aun no podemos imaginar.

 

 

Les compartimos que fuimos galardonados con el reconocimiento a la MEJOR OBRA DEL AÑO 2014 en la categoría de Interiorismo por el proyecto Grupo ITISA.

 

El premio lo otorga la Revista Obras del Grupo Expansión. Gracias a todos los que lo hicieron posible.